aló, hello!

¿Por qué decimos aló, hello, al contestar el teléfono? Un año después de que Graham Bell patentara el teléfono, Thomas Alva Edison mandó una carta al presidente de la compañía de telégrafos de Pittsburgh donde sugería que la forma correcta de contestar una llamada telefónica debía ser ¡Hello! Sin embargo Graham Bell nunca estuvo de acuerdo en que esa fuera la forma de contestar el teléfono, él insistía que debía ser con un ¡Ahoy!, expresión con la que se saludaban los marinos. La propuesta de Edison tuvo éxito y pronto hasta las operadoras telefónicas empezaron a utilizar el ¡Hello! para contestar una llamada, de hecho, en esos tiempos las operadoras de teléfonos fueron conocidas como las Hello Girls. Hasta después de 1877 cuando Edison popularizó esa expresión, fue que se utilizó la palabra ¡Hello! no sólo para contestar el teléfono sino que se usó como una forma habitual de saludo. Es por eso que en idioma inglés se contesta una llamada diciendo ¡Hello!, y en español lo hacemos con un, ¡aló! que es una variación de ese saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *